fbpx

¿Conoces el lenguaje de amor de tu hijo?

"La necesidad de sentirse amado
es un lenguaje necesario en el ser humano...

"la relación que tengamos con nuestros hijos,
influye de manera significativa en su comportamiento,
en la manera de hacer frente al mundo, sus sentimientos
y su relación con el entorno."

La necesidad de sentirse amado es un lenguaje necesario en el ser humano y como padres tenemos la responsabilidad de generar esos estímulos para nutrir el sano desarrollo de nuestros hijos. Como lo manifestó el Dr. Ross Campb, psiquiatra especializado en niños y adolescentes “En cada niño hay un tanque emocional a la espera de que lo llenen de amor” y depende de nosotros mantenerlo en equilibrio para una formación positiva.

Foto de Kristina Paukshtite en Pexels

Nos preguntamos constantemente cuáles son los motivos por los que nuestro hijo se porta mal y no entendemos que está llamando la atención porque su tanque emocional está vacío y basta con entender su lenguaje de amor para identificar cuál es su necesidad y lograr el equilibrio que tanto deseamos como padres

Con el nacimiento de mi hija, se fue desarrollando el primer lenguaje de amor llamado CONTACTO FÍSICO, el cual, suplía con su deseo de sentir amor a través de nuestro acercamiento. Como bebé necesitaba que la abrazara, acariciara y besara para sentirse segura y tranquila, cuando lloraba por dejarla sola, me acercaba a ella y la tomaba de su mano para que supiera que estaba siempre a su lado e inmediatamente se calmaba, no le gustaba pasar mucho tiempo en su cuna y constantemente exigía por medio del llanto que la cargara. Era demandante del amor físico y sentía su felicidad porque me sonreía cuando la miraba a sus ojos.

Al iniciar la etapa evolutiva, mi hija iba requiriendo otro tipo de atención llamado PALABRAS DE AFIRMACIÓN, ella necesitaba que constantemente la felicitara por todo lo que hacía bien. Cuando comenzó a dar sus primeros pasos sentía temor de caer ya que no podía controlar el equilibrio en su cuerpo, la miré de frente y le dije “Vamos Anto tú lo puedes lograr” y por cada paso que daba le aplaudía fuertemente lo que la hacía muy feliz, se reía a carcajadas y aplaudía cuando terminaba, fue el momento más hermoso porque sin pensarlo mis palabras y actos causaban un efecto positivo en ella que le generaban bienestar y seguridad.

Hoy, mi hija me aclama TIEMPO DE CALIDAD, ama cuando saco un rato y me dedico a jugar con ella, sostiene mi dedo con su mano, me lleva hasta sus juguetes, se sienta en el piso y con su mano me dice “mamá, mamá, aquí, aquí” coge la pelota “mamá, arriba arriba” y sonríe cuando sigo su juego. Para mi hija el poco tiempo que le pueda regalar es fundamental para ser feliz, me mira a los ojos y me abraza manifestando su satisfacción. Es una niña simpática, sonriente, educada, amorosa y demasiado efusiva.

Por esto, ten en cuenta que la relación que tengamos con nuestros hijos, influye de manera significativa en su comportamiento, en la manera de hacer frente al mundo, sus sentimientos y su relación con el entorno. Acompañarlos en cada etapa de su vida, es un reto permanente que como padres debemos asumir manteniendo una buena comunicación y reconociendo que el lenguaje de amor es fundamental para el sano equilibrio emocional. ¿y tú ya sabes cuál es el lenguaje de amor de tu hijo?

Escrito por María Del Pilar Betancur Cardona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escríbenos

logo, ropa infantil
Mi Cuenta